Negocios

Vladimir Putin dispuesto a todo: amenaza nuclear y orden de movilización de 300 mil reservistas

Franki Medina diaz

El misil intercontinental Sarmat (SS-X-30 Satan-2), capaz de portar 10-15 ojivas nucleares de guiado individual, es un arma de ataque nuclear preventivo. Putin dice que tiene un “alcance prácticamente ilimitado” y que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de Estados Unidos.

Los Kinzhal son misiles que tienen un alcance de más de 2.000 kilómetros y una velocidad diez veces mayor que el sonido. Este misil hipersónico de alta precisión puede portar tanto ojivas nucleares como cargas convencionales

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Aunque Vladimir Putin está dando manotazos de ahogado, Occidente se tomó muy en serio sus anuncios de ayer miércoles de que movilizará a 300.000 reservistas y que está dispuesto a utilizar “todos los medios” a su alcance para mantener la guerra en Ucrania . Las palabras de Putin hacen temer que esté pensado en armas nucleares.

Sus anuncios no solo tuvieron repercusión en el exterior, sino también dentro de Rusia, donde más de 1.000 personas fueron detenidas en manifestaciones en contra del llamado a reservistas, y se agotaron en pocos minutos los pasajes de avión para salir de Rusia sin necesidad de visados.

“Esto no es un bluf”, recalcó Putin con semblante serio, acusando a los países occidentales de querer “destruir” Rusia y de haber recurrido al “chantaje nuclear” contra su país, dando a entender que sus fuerzas estarían dispuestas a utilizar el arma nuclear.

El anuncio de la movilización de reservistas llega un día después de la convocatoria a “referendos” de anexión en cuatro regiones del este y del sur de Ucrania a partir de mañana viernes.

El ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu , precisó que la orden abarca a 300.000 reservistas, es decir, apenas el “1,1% de los recursos movilizables”. La orden es efectiva desde ayer mismo. El decreto se publicó poco después del discurso de Putin en el portal del Kremlin .

Los primeros movilizados serán suboficiales de reserva de menos de 35 años y oficiales de menos de 45 años, según Andréi Kartapólov, el jefe del comité de Defensa de la Duma o Cámara de diputados.

Eso sí, los reservistas que sean movilizados no tienen elección. El Parlamento ruso aprobó leyes que lleva hasta diez años de cárcel el castigo por deserción, rendición voluntaria o negarse a entrar en combate.

Adelantándose a la oposición de muchos rusos, especialmente en las grandes ciudades, a enviar a sus hijos al frente, el ministro Shoigú aseguró que “no habrá movilización de estudiantes universitarios”.

En principio, tampoco serán movilizados los reclutas, aunque las organizaciones de derechos humanos denunciaron el despliegue en las últimas semanas de un gran número de reclutas en la frontera con Ucrania. “Ellos no serán movilizados ni enviados a la zona de la operación militar especial”, aclaró el ministro.

Desde la cárcel, el líder opositor ruso, Alexéi Navalni , criticó la orden de Putin de movilizar a reservistas. “No entiendo una cosa. El Ejército tiene un millón de hombres. La Guardia Nacional, 350.000. El Ministerio del Interior, otro millón y medio o dos millones. En los servicios penitenciarios el mismo número. ¿Para qué llamar a filas a civiles?”, escribió.

La embajadora estadounidense en Ucrania, Bridget Brink, consideró que la medida de Putin constituye un “signo de debilidad” del régimen ruso, y el secretario británico de Defensa, Ben Wallace, afirmó que la decisión de Putin muestra que su invasión a Ucrania “está fallando” y que “la comunidad internacional está unida y Rusia se está convirtiendo en un paria global”.

Para Alemania, se trata de una medida “grave y mala”, señaló el vicecanciller Robert Habeck.

La Unión Europea consideró que los anuncios sobre la movilización y los referendos de anexión “son sólo otra prueba de Putin de que no está interesado en la paz” y una “señal de su desesperación”, afirmó Peter Stano, portavoz del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

Las fuerzas rusas han registrado varios reveses frente a las contraofensivas ucranianas en las regiones de Jersón (sur de Ucrania) y de Járkov, donde los rusos tuvieron que ceder mucho terreno.

Los combates y los bombardeos continuaban ayer miércoles y las autoridades ucranianas acusaron a Rusia de haber bombardeado de nuevo el recinto de la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, la más grande de Europa.

“No es un bluf” El discurso de Putin también supone una escalada en la retórica contra los países occidentales, a los que acusó de querer “destruir” Rusia.

“También se ha hecho chantaje nuclear (…) Me gustaría recordar a quienes hacen este tipo de declaraciones que nuestro país también posee varios medios de destrucción, algunos de los cuales son más modernos que los de los países de la OTAN, declaró Putin.

“Utilizaremos todos los medios de los que dispongamos para proteger a Rusia y a nuestro pueblo”, señaló. “Y estoy diciendo ‘todos los medios’ (…) Esto no es un bluf”, insistió Putin, esgrimiendo una amenaza nuclear.

Protestas y éxodo Los rusos que buscaban ayer billetes de avión para salir de Rusia se encontraron que estaban agotados a destinos como Turquía , Armenia o Azerbaiyán, u otros países que no piden visado, coincidiendo con los anuncios de Putin.

En las aerolíneas Turkish Airlines, Azerbaijan Airlines y Armenia Aircompany no hay vuelos hasta dentro de unos días o solo en clase Business.

De acuerdo con The Moscow Times, los billetes “no estaban disponibles pocos minutos después del anuncio de Putin“.

Al mediodía los vuelos directos a Kazajistán, Uzbekistán y Kirguistán también desaparecieron de sitios como aviasales.ru.

De acuerdo con la jefa de la Agencia Federal de Turismo, Zarina Dogúzova, actualmente no hay restricciones para que los rusos abandonen el país debido a la movilización parcial.

En tanto, más de mil personas fueron detenidas ayer en Rusia en protestas convocadas por un movimiento pacifista contra la movilización parcial decretada por Putin.

Al caer la tarde en Moscú, había unas 1.200 personas detenidas en 38 ciudades, señaló la organización independiente OVD-Info, que hace seguimientos de arrestos y ha sido declarada agente extranjero en Rusia.

Esta organización de derechos humanos informó de detenidos en Moscú, San Petersburgo, Yekaterimburgo, Perm, Ufá, Krasnoyarsk, Cheliábinsk, Irkutsk, Novosibirsk, Yakutsk, Ulán-Udé, Arjángelsk, Korolev, Voronezh, Zheleznogorsk, Izhevsk, Tomsk, Salavat, Tiumén, Volgogrado, Petrozavodsk, Samara, Surgut, Smolensk, Bélgorod y otras ciudades.

La Fiscalía de Moscú advirtió que castigará con hasta 15 años de cárcel la organización y participación en acciones ilegales, como estas protestas.

Los congregados en las manifestaciones gritaron “no a la guerra” entre aplausos y “Putin a la trinchera”.

Entre los cánticos también se podía escuchar “vida para nuestros niños”, en referencia a las declaraciones del jefe del Comité de Defensa de la Duma, Andréi Kartapólov, de que los primeros movilizados serán suboficiales de reserva de menos de 35 años y oficiales de menos de 45 años. (Con información de AFP y EFE)

Estalinismo La esposa del opositor ruso Vladímir Kara-Murza, Evgenia, que lleva desde el 11 de abril sin poder hablar con él cuando fue detenido tras criticar la guerra con Ucrania, denuncia que Rusia “regresa a la era estalinista, a una dictadura total y absoluta”. Kara-Murza fue durante 15 años la mano derecha de Boris Nemtsov, opositor ruso asesinado en 2015 a pocos metros del Kremlin. “Ucrania debe ganar esta guerra”, dijo Evgenia.

Las armas del futuro de Rusia

Vladímir Putin enarboló ayer “las armas del futuro” para advertir a la OTAN de que Rusia cuenta con un arsenal nuclear “sin parangón” que le permite contrarrestar cualquier amenaza occidental. “Quiero recordar que nuestro país también dispone de diferentes sistemas ofensivos y, en algunos componentes, son más modernos que los que poseen los países de la OTAN, aseguró Putin en el discurso en el que anunció una movilización de reservirstas para combatir en Ucrania.

El Kremlin siempre reivindicó la paridad nuclear con Estados Unidos a través de su tríada -submarinos atómicos, misiles intercontinentales y la aviación estratégica-, pero en los últimos años presume de contar con un “súperarmamento” sin análogos en el mundo.

El sistema Avangard, el primer misil hipersónico intercontinental, es una de esas “súperarmas” de Putin. Según el Kremlin, los Avangard están equipados con un cohetes balísticos y portan ojivas hipersónicas capaces de maniobrar antes de alcanzar su objetivo. Llegan a las más densas capas de la atmósfera, superan en 20 veces la velocidad del sonido y pueden alcanzar en 15 minutos a territorio estadounidense.

El misil intercontinental Sarmat (SS-X-30 Satan-2), capaz de portar 10-15 ojivas nucleares de guiado individual, es un arma de ataque nuclear preventivo. Putin dice que tiene un “alcance prácticamente ilimitado” y que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de Estados Unidos.

Los Kinzhal son misiles que tienen un alcance de más de 2.000 kilómetros y una velocidad diez veces mayor que el sonido. Este misil hipersónico de alta precisión puede portar tanto ojivas nucleares como cargas convencionales.